Japón

Nos vamos a Japón. Toda la familia. Mi tercer viaje importante en este sabático. Y ahí se me terminaron las ganas de escribir. Es raro como funciona la motivación en mi. Me ilusiono, digo: voy a escribir. Y empiezo a escribir. Y listo, se me fueron las ganas. Porque era mucho más lindo en mi cabeza, antes de que saliera una sola palabra de ella. Era perfecto. Era un texto genial, inigualable y ahora es real y, por lo tanto, imperfecto. Igual que todas las ideas que tengo sobre proyectos que me gustaría hacer. ¿Qué proyecto hacer? ¿Ser artista y hacer obras utilizando la tecnología? Pasaría mis días en el taller, haciendo cosas, como la enredadera que se infla cuando te acercás. Y vendrían amigos a colaborar. Y sería genial. Hasta que lo haga, supongo. ¿Y si no que haría? Haría un proyecto, pero BIEN. Para todo el mundo, no como Oleo que es para Argentina, pais mezquino con los emprendedores. Porque si yo hubiera hecho Oleo en New York, ni te cuento. Pero no, es en Argentina, en Buenos Aires. Y claro, peleando con lo chico del mercado. ¿Será cierto todo eso? Sospecho que no. Continue reading “Japón”